domingo

Mont Blanc - Una cima, dos cumbres

De Ref. de Rognes 2.768 m. a Tete Rousse 3.167 m.
Subida a Ref.Tete de Rousse
De Tete de Rousse a L'Aig du Gouter 3.863 m.

Rober va como un avión.


video
Pudiera parecer que yo también haya hoyado la cima del Mont Blanc. Lamento "decepcionar", no ha sido así. El título del video, es un juego de palabras que se puede interpretar lógicamente de muchas maneras. Marketing blogeriano si se me permite la expresión.
Es mi sueño esa cima, sí. Mont Blanc lo sigue siendo. Lo seguiré intentando.
Lo ideal es hacer los sueños realidad, aunque luchar por conseguirlos es un camino enriquecedor y positivo también. No voy a negar, que me hubiese encantado llegar allí arriba junto con Nacho y Rober.
¡Peeeero!
Aunque cuando desperté estaba totalmente recuperada de la fuerte subida del día anterior, que habíamos hecho desde el Ref. Rognes a Aig. du Gouter(lugar donde montamos las tiendas para descansar, y de madrugada atacar cumbre),supe antes de abrir los ojos, que no lo iba a intentar.
Metida en el saco, en mi tienda, sobre la una y media de la madrugada escuchaba el tránsito de gente que subía para Mont Blanc.
Nacho y Rober ya estaban despiertos también, pero a diferencia de mi, que estaba relajada en mi mullido saquito de plumas, ellos preparaban todo para ascender.
Fue entonces cuando decidí decirles que no iba. Que me quedaba. Y así lo hice, disfrutar en ese hermoso lugar con^mis motivos^, que nada tenían que ver con ellos, ni con el equipo que formábamos. Casi hasta para comprar una pizza , las decisiones fueron de mutuo consenso. Si esta experiencia ha sido buenísima, una de las razones fue precisamente eso: los tres éramos un equipo.
Nacho intentó animarme, como lo hicieron los dos el día anterior para que no me quedase acampada en Tete de Rousse a descansar esa noche y subir desde allí a Aig du Gouter al día siguiente. Yo ya había tomado mi firme decisión de no subir a la cumbre de Mont Blanc y así lo expresé.
Aprobecho éstas líneas para agradecerles a los dos, a Rober y a Nacho, por los ánimos que me dieron para que hiciese todo el ascenso desde Ref. Rognes hasta Gouter y que confiaran más que yo misma en mis fuerzas a partir de Tete de Rousse.
El ritmo de ellos es muy fuerte.

Me sorprendí a mi misma con pensamientos a cerca de lo acostumbrada que estoy a hacer montaña sola, como me marco mis propias metas con toda libertad... Las diferencias que siento de una y otra manera al hacer montaña. En algún momento me pesó "retrasarles" y cuando les dije eso, me broncaron, jajjaj. Con razón.
Estar allí arriba en Aig. du Gouter me reportó una satisfación "parecida" a la de una cima. Que lujo. Se que a Nacho le hubiese gustado mucho verme pisar la cumbre, la de allí arriba, la que está a 4.810 metros, la que rober y él pisaron y disfrutaron. Para la próxima amigo. Y la haremos por la ruta que quería hacer Rober, [Uff ,(que hay menos chancletas),¡que risas!], por la de los Cuatromiles, que es más chula.
Cuando estaban para salir, pasó tormentón. A las cinco y pico se fueron. Sabía que lo conseguirían. Las condiciones meteorológicas como podeís ver en el vídeo y las fotos eran excelentes.
Yo mientras, paseé, me empapé de la montaña, del viento del lugar, de la tranquilidad, de la amplitud del espacio. Me chifla Alpes.
A la una y media llegaba Rober feliz, sonriente, aunque ya era la segunda vez que pisaba la cumbre de Mont Blanc por esa ruta. Le "daba igual estar muertu que matau" o algo así, cansado después de ocho horas de pateo a esa altura, pero no mucho, no muy cansado.
Media hora después Nacho llegaba con su sempiterna sonrisa, cansado también.
Los dos se tiraron en la tienda sin quitar ni los crampones, jajaj. Rotos. Descansaron una hora y media, desmontamos y bajamos.
Tenía razón Vanesa cuando hablé con ella una vez llegamos a Nid d'Aigle, fui con unos jartos. Yo si hubiese subido a Mont Blanc, estoy segura que tendría que haberme quedado a dormir en la tienda, en Aig. Gouter y al día siguiente bajar sí, a Nid d'Aigle. Pero no toda esa paliza que se dieron ellos en el mismo día ( calculo que catorce horas).
La bajada, por tramos fue buena, buena y otros menos buena. Los aludes, eran impresionantes, como cascadas enormes de anchas, de caudal pero de nieve y piedras.
La Bolera, mmmamma mía, La Bolera...¡Suuu má!

4 comentarios:

Fer dijo...

Pues otra vez será. No pasa nada. Lo imp es que hayas disfrutado de todo el viaje. Aquello es sensacional.
Bss

URRIELLA dijo...

Nunca había subido a tanta altura Fer. Estoy satisfecha con lo que hice a pesar de no haber llegado a cumbre, me servirá como excusa para volver a caerme por allí.
Un saludazo astur pa ti.

Fer dijo...

Vuelve a prepararlo. Vale la pena.
Bss

Anónimo dijo...

NO PASA NA CHANCLETILLA ESO NO SE VA A MOVER Y VA SER MAS GUAPO HACERLO POR LOS CUATROMILES CON CAMPO BASE CERVEZA JAMON Y CHORIZU JAJAJAJAJJAJAAJ