domingo

LA GRAN UBIÑA, 2414 MTS.

Desde Tuiza de Arriba con las botas de plástico pues había mucha nieve. El paisaje espectacular, como siempre allí; donde hacía cuatro semanas era un río ahora tuve que evitar las montoneras de nieve que quedaron de un par de aludes que habían caido sobre el sendero que va a Meicin.

Ubiña , que indudablemente, proviene de Ovina, etimología del latín Ovinus, adjetivo relativo a oveja y que tendría que ver con el ganado ovino que, desde tiempos antiquísimos venía en trashumancia a sus pastos desde Castilla y Extremadura.

Llegando a Collado Terreros. Atrás queda, el futuro Ref. Meicin
De nuevo en Terreros ,Ubiña la pequeña está espectacular. Mi casita durante aquellos días.
La noche del viernes hizo mucho frío. Mirar al cielo y verlo todo cuajado de estrellas hizo que se me olvidase por unos momentos. Me acurruqué bien en el saco con el avance abierto y disfruté buscando fugaces y tomando tesssssss.
A la mañana siguiente, todo despejado, todo para mi solita. Me dí un paseo aproximándome a la canal de Ubiña la grande y mentalizandome de subir con toda la mochilaza para pasar la noche allí. Mi gran sueño.Amaneció despejado y lucía el sol pero pocas horas más tarde entraron por el sur nubes.Subiendo la canal miraba hacia arriba y se tornaba gris; había buena huella, con tranquilidad fui ascendiendo, disfrutando en cada paso.Al fin la cumbre de Ubiña la grande¡Que bonita!En ningún momento pensé en bajar, habían prognosticado buen tiempo para el domingo, así pues comencé allanando un poco, para montar la tienda.Cada vez la niebla era más espesa.La foto muestra mi alegría de estar haciendo el sueño realidad.Pero en la montaña no todo es de color de rosa, hay momentos buenos y momentos peores.
Estalló de pronto una tormenta eléctrica que me hizo pasar unas horas duras. Primero el toldo de la tienda pegó una estallida y después tronó, me quedé helada. Justo a cincuenta centímetros de la tienda, cayó otro rayo con fogonazo incluido y tronó más fuerte todavía, este segundo fue a dar en la mismísima barra que se aprecia en la fotografía anterior. El corazón empezó a latirme muy fuerte, granizó e hizo mucho viento. Estaba algo preocupada, así que me mentalicé y me preparé por si tenía que salir hacía abajo en cualquier momento si llegase a incendiarse la tienda por las chispas o algo por el estilo.
Dormí a ratos. Una hora una vuelta, hora y media, vuelta y media.
La tienda estaba completamente helada y comenzó a amanecer.
Las primeras luces, el gran cielo azul... Recogí todo dando gracias al cielo, al aire, al sol, la nieve por estar bien después de aquella tormentaza de rayos y truenos. Lista para la bajada. Estaba todo muy helado así que puse los crampones. Miré en derredor antes de irme para grabarlo en mi recuerdo. Dejé un mensaje en el buzón de cumbre; un mensaje que escribí entre vuelta y vuelta dentro del saco.
Llegué perfectamente bien a Tuiza.Continué caminando hasta Riospasos, allí ya había cobertura, ya pude entonces llamar para que viniesen a recogerme.


Esto tan solo es una pequeña parte de lo que viví, lo que no cuento es porque no encuentro palabras para describirlo. No hay palabras que lo describan.
Aunque volvería a hacerlo.

8 comentarios:

SantiNoB dijo...

He pasado mal invierno, salir poco y sin nieve, así que me refugio aquí para ver montañas.
Creo que ya te lo dije una vez. ¡Me das mucha envidia!

URRIELLA dijo...

Santi,me alegra saber que sigues leyendo-subiendo montañas en mi blog.¿Envidieta,eh? Vi tus fotos de salidas a la montaña y no te quedas corto y además contagiando el vicio de la montaña a las "moñacas" como tu dices, que supongo que en Zaragozano serán las hijas. Un saludo.

Bercimuelles dijo...

Comparto el buen refugio con el paisano Santi. Es un gustazo caminar por aquí.

No es la más espectacular, ni mucho menos, pero me ha podido la foto que hay sobre "Mi casita durante estos días". Sencillo poderío. Y en cuanto a lo de la tormenta eléctrica... no me ha hecho falta mucha imaginación para ponerle imágenes y SONIDOS... no es fácil de aventar aquel recuerdo.

URRIELLA dijo...

Mientras haya luz, fue después de leer ese libro cuando decidí comprarme la tienda de montaña. Un saludo Bercimuelles.

flx dijo...

Imagino la dificultad para plasmar las sensaciones de vivencias así, pero como me resultan conocidas me pongo en situación.
Me uno a la envidia sana de los compañeros lectores ;-)

salu2
flx

Jose dijo...

Fascinante tu experiencia.
Te aconsejo que te bajes un planetario gratuito y muy facil de utilizar:
http://www.stellarium.org/
De esta forma podras identificar las constelaciones y sus estrellas muy fácilmente. A 2400 m y sin contaminacion luminica merece la pena observar el cielo
Saludos
Jose Fernandez

rafa escandon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Chiti M dijo...

Por error se eliminó el comentario. Gracias Rafa Escandón.
Un saludo.