sábado

KAYAK SALVAJE

La bicicleta sigue rodando, no la voy a dejar aparcada, eso nunca, pero ahora el kayak  me tiene embelesada y llena de nuevas ilusiones y retos.
Ha sido un largo proceso. Años proyectando, planeando, preparándome pacientemente para navegar. Probando aquí y allá hasta llegar a la conclusión que no era un mero capricho.
Me reconozco una fiera salvaje. Prefiero estar en los bosques, lagos y mar. Prefiero subir montañas, pedalear a orillas de un río y nadar en la playa.
En este artilugio fascinante, al igual que la bicicleta; el motor es la persona que lo gobierna; la exploradora y tenaz alma ávida de aventura; y eso es lo que más me gusta porque requiere de al menos, un mínimo esfuerzo que me hará valorar y disfrutar aún más, cada rincón donde ose arribar.
En cada salida se aprenden cosas nuevas; imprescindible para el perfeccionamiento del manejo y gobernabilidad de la embarcación. Cada movimiento que facilitará o resistirá el deslizamiento del kayak; la distribución de los pesos en el tambucho... Giros, paleo, virajes en poco más de cuatro metros de eslora. Un kayak de mar bastante versátil.
Aguas calmadas o  bravas de mar. Todo cuanto me dibuje el viento y el agua en cada palada.
Tengo buena compañía, Nacho y yo nos amoldamos perfectamente para desarrollar todas las tareas necesarias previas a navegar, durante y después. Es una suerte encajar así.  Él con idéntica ilusión por explorar, indio. Buen equipo de dos.
Quiero seguir latiendo intensamente, entre ondulaciones y reflejos.
Y como escribió Thoreau en su obra póstuma "Caminar"(1862); con quien curiosamente tantos pensamientos en común tengo a pesar del tiempo y del espacio que nos separa:
 "La vida está en armonía con lo salvaje. Lo más vivo es lo más salvaje"
Kayak salvaje
 
 
En unas cuantas palabras, todas las cosas buenas son salvajes y libres. 
 

2 comentarios:

XuanC dijo...

La sociedad nos impone domesticación, algunos, los menos, tratamos de resistir con mayor o menor fortuna...
Sigue libre compañera, sigue "salvaje"...

URRIELLA dijo...

Vivimos nuestra propia vida XuanC, y no la que estaría bien aparentar. Eso que ganamos, vivir en coherencia. Un saludo amigo.