sábado

*ARENISCA DE SANTA GADEA


Alan y Miri me habían comentado lo bonito que era Santa Gadea y lo bien que estaba para hacer búlder, ya tenía yo muchas ganas de conocerlo.
Nos invitó Floro a irnos con el allí . ¿Quién se resiste a una invitación así, sin mejores planes para el fin de semana?
Tras dos hora y algo más de viaje, llegamos a Santa Gadea: Fer, Floro, Miri y yo.
Rosa la propietaria de la casa rural, nos recibió delante de la portilla. Miri se había encargado de buscar y reservar, y que bien se lo hizo, pues la casa es una preciosidad.
Paredes de piedra y una cuidada decoración rústica, las habitaciones encantadoras, con las puertas y armarios de madera y las paredes azules y demás tonos acogedores. El trato inmejorable y además los precios muy asequibles a todos los bolsillos.

La verdad es que descansé muy bien, acostumbrada a quedarme siempre que salgo de monte en tienda o en refus, dormir fuera de mi casa, tan, tan bien, fue muy reconfortante después de una larga semana de trabajo y demás quehaceres. Así que el sábado me levanté como nueva, totalmente ilusionada con darle pegues a los blokes.
Me habían dicho que según la dificultad tienen marcas de colores, y así es. Pero vamos, que algunos verdes son imposibles, al menos para mi.
Verdes= fáciles.
Azules= difíciles.
Rojos= Supermegadifíciles.




Las demás personas fueron llegando, media Cuanca Minera estaba allí para blokar a dolor.

Pinaredo que así se llama esta zona de búlder; según Juanjo el propietario de la casa rural, es un curioso paisaje de blokes de areniska en medio de una gran llanura, las únicas montañas que se ven estan al fondo, muy a lo lejos, Alto Campoo en Cantabria. Lo demás es todo un suave y llano paisaje y el horizonte que separa el cielo de la tierra.






Estoy tratando de saber si son batolitos o ha sido a causa de la erosión que estos blokes esten ahí en medio de la "nada". En cuanto sepa las causas que han dado lugar a estas grandes masas de piedra lo colgaré en otra entrada.
El sábado todo el día haciendo blokes; con los verdes ya era suficiente, pues algunos eran bastante duros y no salieron, aunque también quise probar los azules, por si el que los graduó se había equivocado y caía alguno, ¡¡¡jejeje!!!
Oscureció y el frio se hizo notar.
De vuelta a El Rincon de Gadea, que así es como se llama la casita rural donde nos hospedamos.Todos satisfechos con la actividad que hicimos.
Una buena ducha cenar algo y descanso para el domingo seguir blokando.
La yemas de los dedos desgastadas es algo que no me había sucedido antes, la areniska lija bastante la piel, y aunque parezca que no, agarra bien.
El domingo también blokamos bastante, hasta que el sol se ocultó. Los dos días que pasamos allí fueron totalmente impropios de las fechas en las que estamos, en las que la nieve debería de cubrir las altas montañas.
Supongo que al igual que el verano llegó con retraso, lo hará también el invierno, pues no dejo de pensar en mis planes de montaña , nieve y hielo.
Reciclando 40 botellas de plástico se fabrica un forro polar.

No hay comentarios: