martes

ABANDONAMOS TIERRA SECA

Abandonamos tierra seca por unas horas para adentrarnos al inmenso océano con el máximo respeto y asombro.

Llevábamos tiempo con ganas de navegar en la mar, así que remamos con energía para  alejarnos de la línea de la playa, y comenzar a sentir el ondulante movimiento de las olas.


Isla de Arnielles o Borizu.
Un poco más allá de la ensenada de Celorio, Los Castros.
Mecidos, nos confiamos a la  deriva para captar algunas imágenes; sentir la suave brisa; escuchar las gaviotas, y la música de la mar.
Los océanos limpian la atmósfera, absorbiendo enormes cantidades de dióxido de carbono. El fitoplancton, a su vez, absorbe el dióxido de carbono convirtiéndolo en oxígeno.
El 70% del oxígeno que se añade a la atmósfera cada año procede del plancton que se encuentra en la mar.
Fue Cousteau quien dijo que tenemos que salvar los océanos si queremos salvar la humanidad.
Así lo creo yo también, cuidarlos.
Cuidarlos... océanos y bosques también.
Y así poder continuar observando sus encantos.
Monasterio de Celorio
Así como las aves los contemplan, en perfecta simbiosis y armonía. Sin pretender más que lo estrictamente necesario para vivir.
Vivir libres de toda carga.
 
 
 

 
 
Se puede observar a continuación parte de la pequeña travesía realizada.
 

 

4 comentarios:

XuanC dijo...

Veo que esta vez cambiaste de vehículo y de medio jjeej genial Urriella y por supuesto cuidemos de nuestros océanos!
Un saludín!

Ra dijo...

Muy buena actividad. Estimulante y relajante. Me encanta, al igual que tus palabras. Saludinos ;-)

URRIELLA dijo...

Ya me gustaría poder navegar más. Siempre que se tercia, mar. Agregué tú blog a la lista de blogs que leo, felicidades porque está genial. Océanos y bosques, sí XuanC. Saludin.

URRIELLA dijo...

Un abrazo Ra, me hace ilusión tu visita. Abrazos y gracias.